Fondo de emergencia de ahorro: ¿Qué es y cuánto necesitas? ¡Calcúlalo!

¿Qué es el fondo de emergencia?

El fondo de emergencia es una cantidad de dinero que tienes guardada y accesible en caso de necesitarla frente a un suceso inesperado como un gasto extraordinario o quedar desempleado durante un tiempo.

El fondo de emergencia debe de ser, como su propio nombre indica, para emergencias. Por ejemplo, que se nos rompa el coche o la lavadora. O afrontar nuestros gastos mientras buscamos un nuevo empleo al dejar un trabajo.

No debe de utilizarse para pagar caprichos como unas vacaciones, para ello es mejor ahorrar aparte.

Tiene que estar siempre accesible, es decir, que tengamos la total disponibilidad de él al momento para afrontar pagos. Por ejemplo, el fondo de emergencia podría estar en una cuenta bancaria.

Es por ello que no es la mejor opción que ese dinero esté invertido, al menos en la mayoría de casos, puesto que vender y recuperar el dinero de las inversiones puede llevar unos días.

Además, nuestra inversión podría estar atravesando un periodo bajista justo cuando más lo necesitamos, perdiendo valor cuando vendemos.

¿Qué pasa si no tengo fondo de emergencia?

Si no tienes un fondo de emergencia y se te presenta un gasto extraordinario o quedas desempleado, tienes varias opciones, ninguna de ella deseable:

  1. Crédito: Puedes pedir un préstamo a tu banco o a una entidad prestataria. Incluso usar la tarjeta de crédito. El problema de esta opción es que acabarás pagando mucho más en total debido a las comisiones abusivas que suelen tener.
  2. Pedir prestado a un familiar o amigo: Aunque esta opción sea muy común, no deja de poner en un compromiso a la otra persona y crea una situación tensa entre las partes implicadas. Mejor no involucrar el dinero en nuestras relaciones.
  3. Vender parte de tus inversiones: Si tienes inversiones necesitarás vender parte de ellas o su totalidad para hacer frente a los gastos inesperados.
  4. Vender parte de tus pasivos: Puede incluso que tengas que vender parte de tus posesiones (como el coche o la videoconsola) si tienes que hacer frente a un pago que no esperabas y no tienes dinero disponible.
  5. Irte a vivir con un familiar o amigo: Si te quedas desempleado y no tienes fondo de emergencia preparado, puede que la prestación por desempleo no sea suficiente para mantener tus gastos y te veas obligado a vivir con algún familiar o amigo.

Como puedes observar, ninguna de las opciones es agradable, de ahí la importancia del fondo de emergencia. Te evita más problemas cuando atraviesas una situación delicada.

Además, tener un fondo de emergencia te hace dormir tranquilo sabiendo que tienes un gran margen de maniobra si sucede cualquier imprevisto.

Su importancia psicológica es muy grande. No afrontas con la misma actitud una reunión con tu jefe en la que te pueden despedir teniendo cubiertos 12 meses de gastos que no teniendo nada.

¿Cómo calcular el fondo de emergencia?

La cantidad en el fondo de emergencia depende de tu situación personal. Por ejemplo, no será la misma para un soltero con un empleo muy demandado que para una madre de familia con un empleo de baja cualificación y una hipoteca que pagar.

Los factores a tener en cuenta son los siguientes:

  • Tu situación laboral: Si tienes un empleo estable y demandado necesitarás menos dinero en tu fondo de emergencia, porque no te costará mucho tiempo volver a tener un salario en caso de que te despidan o tu empresa cierre.
  • Ingresos adicionales: Si tienes más fuentes de ingresos adicionales dependerás menos de tu salario. Como ejemplo pueden ser algún pequeño negocio que te de una rentabilidad económica o un inmueble alquilado. Aunque también tenemos que estar preparados para un mal escenario que afecte a estos ingresos extras.
  • Flexibilidad de gastos: El poder reducir tus gastos mensuales ayuda mucho para afrontar un bache económico y depender de un fondo de emergencia. Puede que ahora mismo gastes cierta cantidad al mes pero que, en caso de necesidad, puedas reducirla un 30% reduciendo ocio y transporte.
  • Perfil de riesgo: Depende de si prefieres ser más conservador o más arriesgado.

He creado una calculadora para que puedas calcular cuánto dinero necesitas en tu fondo de emergencia.

¿Hay casos donde no se necesite fondo de emergencia?

Tener un fondo de emergencia va a ser la decisión correcta para la inmensa mayoría de personas.

Pero también hay casos donde el fondo de emergencia pueda no ser del todo necesario. Esto ocurre para personas con empleos muy estables que estén invirtiendo en activos líquidos, es decir, que se puedan vender y tener acceso al dinero rápidamente.

En ese caso, tiene sentido estar con todo tu patrimonio invertido, puesto que en el raro caso de que lo necesites, puedes vender participaciones de tus fondos de inversión o acciones.

Además, siempre vas a tener que tener cierta cantidad de dinero en tu banco para hacer frente a los gastos mensuales. Con tener un mes de gastos más es suficiente para este perfil concreto de personas.

¿Dónde guardar el fondo de emergencia?

El fondo de emergencia debe de estar accesible, la opción más sencilla es en una cuenta bancaria libre de comisiones.

Algunos bancos ofrecen un interés extra para el dinero que tenemos en la cuenta, actualmente, la mejor opción que he encontrado es MyInvestor, que ofrece un 1% de interés el primer año. A partir del primer año, bajan a 0,1%. Puedes abrir tu cuenta a través de este enlace.


Procesando…
¡Lo lograste! Ya estás en la lista.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *