¿Cómo empezar a invertir? Mi sistema de inversión

Has leído lo beneficioso que es invertir y te vas a animar a hacerlo, lo cual es genial. Pero si quieres aprender a invertir desde cero correctamente necesitas tener un plan, un sistema de inversión. En este artículo te cuento qué debes de hacer antes de empezar a invertir.


Este es el tercero de una serie de artículos que recorren el camino desde que entiendes la necesidad de invertir hasta que inviertes tu primer euro. El anterior artículo desmonta los principales mitos sobre inversión y puedes leerlo aquí.

El plan que vamos a seguir consta de unos cuantos pasos que irán poniendo los cimientos para tener una mejor relación con el dinero y convertirnos en grandes inversores.

Para correr antes hay que aprender a caminar. Y para empezar a invertir igual. ¡Vamos a ello! 💪

Tres perfiles de personas

Según su relación con el dinero me gusta dividir a las personas en tres perfiles diferentes:

Deudor

Este perfil engloba a personas que viven con deudas, no se pueden permitir sus caprichos y recurren a préstamos y tarjetas de crédito.

Viven muy por encima de sus posibilidades y generalmente siempre quieren el último modelo de móvil y ropa de marca. Adictos a comprar a plazos.

Son esclavos de su empleo, porque como les despidan las cuotas de los préstamos se empiezan a acumular y se arruinarían.

Tienen que tragar con todo en su trabajo con tal que no les despidan y no tienen libertad real, a pesar de que se vayan de vacaciones con todo tipo de lujos.

Este perfil es el más tóxico en su relación con el dinero, antes de pensar en invertir debería convertirse en ahorrador cuanto antes restringiendo su consumo y eliminando sus deudas.

Aunque quiera empezar a invertir en bolsa, un deudor no tendría dinero para hacerlo.

Ahorrador

Los ahorradores son personas que cuidan el dinero, saben que cuesta mucho esfuerzo ganarlo.

Viven por debajo de sus posibilidades, es decir, aunque se podrían permitir ropa más cara o un coche mejor, aguantan con lo que tienen para no ir apurados al final de mes.

Hacen algunas compras a plazos, pero se fijan en el interés de la deuda para que no les salga mucho más caro.

Dependen de su empleo y tendrán que trabajar hasta la edad de jubilación, aunque tienen un buen colchón por si se quedan en paro e incluso pueden permitirse un empleo con un salario un poco menor pero que les llene más.

Aunque tenga dinero del que tirar en caso de emergencia, sus ahorros pierden valor año a año dado que luchan contra la inflación. Su patrimonio no crecerá lo suficiente para ofrecerle buenas rentas.

No saben cómo empezar a invertir aunque son el perfil ideal para aprender. Afortunadamente el blog de Una Vida Ideal se lo pone sencillo explicando cómo invertir desde cero 😉.

Inversor

El grupo minoritario, pues un bajo porcentaje de la población son inversores informados.

Al igual que los ahorradores, este grupo también vive por debajo de sus posibilidades, pues saben que la libertad vale mucho más que aparentar riqueza.

La mayoría trabaja, aunque los que tienen mejor patrimonio pueden permitirse estar en media jornada o empleos que les gusten más aunque ganen menos dinero, incluso se pueden tomar años sabáticos.

Saben de los grandes beneficios del interés compuesto y su patrimonio no para de crecer, lo cual les garantiza una jubilación muy tranquila o incluso la posibilidad de retirarse mucho antes de la edad oficial de jubilación.

Tienen una sana relación con el dinero y entienden que la inflación se come tu dinero, ya que es como un impuesto silencioso.

Ahorro: Los cimientos de tu castillo

Ahorrar sin duda es la piedra angular de tu proyecto de inversión, lo primero que tienes que hacer si quieres empezar a invertir. Tienes que tener unos buenos hábitos de ahorro, de consumir menos de lo que ganas.

Vivimos en la época del hiperconsumismo, ahora más que nunca la gente quiere el último modelo de móvil, mucha ropa de marca, un gran coche aunque no lo necesite, etcétera

Como dijo Tyler Durden en El club de la lucha: «Compramos cosas que no necesitamos con dinero que no tenemos para impresionar a gente que no nos cae bien.«

Por eso en el ahorro tienes que encontrar lo que a mi me gusta llamar el punto de equilibrio.

Si consumes todo y no ahorras nada, tu futuro pinta muy negro. Eso ya lo sabes porque te has leído el artículo de por qué invertir es obligatorio. (Y si no, ¡Échale un vistazo!)

Pero si nos vamos al otro extremo, si ahorras al máximo al nivel de no salir con tus amigos y comer un cuenco de arroz al día, tendrás muy mala calidad de vida. En Una Vida Ideal nos gusta ahorrar e invertir, pero siempre disfrutando del camino.

No soy fan de restringir mucho el consumo. Pero porque soy una persona que no tiene grandes gastos o hobbies costosos.

El coste de pasar un día en el campo haciendo senderismo es muy poco, por ejemplo. Y se disfruta muchísimo.

Mi móvil vale 150 euros, lo utilizo para redes sociales y mensajería y me sobra. No tengo coche porque no lo necesito. Ahora, en comida no escatimo un euro.

Tienes que encontrar tu punto de equilibrio, restringir cosas que son prescindibles en tu vida y mantener las que te hacen feliz, esos pequeños placeres diarios que todos tenemos.

Te darás cuenta que eliminando muchas cosas de tu vida, se simplifica e incluso estás mejor que antes.

Es de gran ayuda calcular tu tasa de ahorro, que es la relación entre el dinero que no gastas y el dinero que ingresas.

Tengo un artículo que habla sobre la tasa de ahorro en profundidad que te recomiendo que leas.

Deudas: Deshazte de ellas

Las deudas pueden convertirse en tu peor enemigo. Pero hay que diferenciar bien entre tipos de deudas.

La deuda buena suelen ser créditos al capital y te permite aumentar tus ingresos. Por ejemplo, si te compras una moto que te permite acceder a trabajos donde cobras más.

La deuda mala son créditos al consumo, como cuando financias un móvil o unas vacaciones. Deben evitarse a toda costa. Si quieres adquirir estos bienes de consumo, debes haberlo ahorrado previamente, no gastes el dinero que no tienes.

En este sistema para aprender a invertir desde cero, es fundamental que primero tengas unos buenos hábitos de ahorro y, con esos ahorros, cortes de raíz las deudas malas.

Antes de empezar a invertir en bolsa o en otros productos es vital tener unas finanzas saneadas.

Hice un artículo hablando de deuda buena, deuda mala y la mejor estrategia para pagar todas tus deudas. Si tienes deudas pendientes y quieres ver cómo pagarlas cuanto antes de la forma más eficiente, échale un vistazo.

Fondo de emergencia: ¿Qué es? ¿Por qué es necesario?

El fondo de emergencia es una cantidad de dinero que apartas para posibles sucesos inesperados en tu vida como puede ser un despido de tu trabajo, que se rompa algo de la casa o del coche o, en general, cualquier gasto que no tenías en mente.

La cantidad de dinero del fondo de emergencia depende de tu situación personal. Normalmente se elige entre 6 y 18 meses de gastos.

Si eres soltero sin nadie a cargo y estás en un sector muy demandado donde sabes que si pierdes tu trabajo eres capaz de encontrar otro pronto, tu fondo de emergencia no necesita ser muy grande.

En cambio, si sabes que puedes ser despedido y tienes gente que depende de ti económicamente, tu fondo de emergencia será muy grande para hacer frente al peor escenario que pueda venir.

Al final es la cantidad con la que uno se sienta a gusto y duerma bien por las noches.

Este fondo de emergencia es sagrado, no se toca salvo que lo necesites de verdad. Es decir, que si quieres irte de vacaciones o tienes cualquier gasto previsto, deberías ahorrar ese dinero aparte y no sacarlo del fondo de emergencia.

Como su nombre indica, es para emergencias, gastos que no esperabas. Si sabes que cada año te toca pagar el seguro del coche, ahorra un poco todos los meses.

Solo una vez hayas constituido tu fondo de emergencia puedes empezar a invertir, porque se invierte el dinero que no se necesita. Es muy importante que seas paciente y des los pasos en el orden correcto.

Este fondo de emergencia lo puedes dejar en tu banco habitual, aunque también hay cuentas corrientes que te lo remuneran.

Por ejemplo, yo lo tengo en MyInvestor, porque me dan un 1% el primer año hasta 15.000€

Más adelante haré un artículo sobre los mejores bancos donde dejar tu fondo de emergencia al empezar a invertir para que rinda un poquito aunque esté el dinero parado.

Maximiza tus ingresos

Hemos visto que el ahorro es la base de que puedas crear un patrimonio que pueda crecer gracias a la inversión.

Pero tiene una gran pega, que el ahorro es limitado, siempre tiene un tope, porque tendrás que comer y estar bajo un techo, no puedes bajar los gastos infinitamente.

Además, que personalmente no creo que haya que ahorrar hasta el último céntimo. Hay un punto medio entre derrochar el dinero y comer cuencos de arroz todos los días.

Así que solo queda otra opción para incrementar la cantidad que puedes invertir una vez estás ahorrando, que es la de hacer crecer tus ingresos. No siempre es posible, pero deberías poner el foco aquí a largo plazo.

Puedes empezar a invertir aunque ahorres poco dinero, pero cuanto más cantidad ahorres a mayor ritmo crecerán tus inversiones.

Creo que eso es muy importante y que mucha gente no planifica todo lo bien que podría su carrera laboral. Se limitan a hacer su trabajo y nada más, no miran las perspectivas de futuro.

Hay que tener en mente mejores puestos a los que optar, con más salario y estudiar qué requisitos tienen para acceder a ellos.

Por ejemplo, quizás si te sacar un máster en específico de 2.000€ puedas optar a un ascenso que te de 5.000€ más al año.

Por supuesto, siempre teniendo en mente las consecuencias de acceder a mejores puestos con más salario. Si por ganar 200 euros más al mes vas a tener que echar 2 horas más de trabajo al día y tener responsabilidades que te hacen que se te caiga el pelo del estrés, está claro que no merece la pena.

Se entiende por donde voy: Investiga siempre a qué puestos con más ingresos puedes acceder, porque mayores ingresos, mayores inversiones. Más rápido crecerá la bola de nieve de tu patrimonio.

Qué cantidad invertir al mes

Si aún no tienes constituido tu fondo de emergencia, antes de empezar a invertir el ahorro deberá ir destinado a este fondo de emergencia que te ayudará cuando más lo necesites.

Una vez tienes el fondo de emergencia, el ahorro debería ir destinado a pagar gastos futuros. Por ejemplo, aparta una cantidad todos los meses que cubra el gasto de tus vacaciones o el seguro.

Una vez hecho esto, el resto del dinero ya puede empezar a invertir en bolsa o en otros productos financieros (El siguiente artículo los explicaré en detalle, no te lo pierdas)

Como ves, es un sistema simple, seguro y efectivo. Aunque vengan malos tiempos, estarás cubierto y preparado para todo.

Como hay gente a la que le cuesta mucho ahorrar y fijarse un presupuesto, se usa mucho la metodología de «Págate a ti primero».

Esto quiere decir que nada más cobrar la nómina, apartes una cantidad y te apañes con lo que quede. Es decir, que si cobras 1200 euros, dejes 200 euros para ahorro/inversión al inicio del mes y planifiques tus gastos como si cobrases realmente 1000€.

Esta metodología puede ser muy útil para algunas personas, especialmente aquellas que nunca han sido muy ahorradoras y han tenido tendencia a que sus gastos suban tanto como sus ingresos.

Creo que si tomas conciencia de lo positivo que es el ahorro y de que no necesitas derrochar el dinero para ser feliz, puedes hacer lo que yo hago, que es invertir lo que me queda después de mis gastos.

Algunos meses gastaré más o menos (y, por lo tanto, invertiré menos o más), pero se que mis gastos no son muy altos, que los controlo bien y que gasto en lo que realmente me da buena calidad de vida.

Utilices el método que utilices, el sistema que propongo es el mismo:

  1. Quítate de gastos superfluos que no necesites y ahorra
  2. Elimina tus deudas tóxicas
  3. Constituye tu fondo de emergencia y no lo toques salvo situaciones excepcionales
  4. Pon el foco en maximizar tus ingresos a largo plazo
  5. Invierte el resto

Este es el tercero de una serie de artículos que recorren el camino desde que entiendes la necesidad de invertir hasta que inviertes tu primer euro. El siguiente artículo de la serie trata sobre las principales opciones disponibles para invertir, y puedes leerlo aquí.

Procesando…
¡Lo lograste! Ya estás en la lista.

Bien, ya hemos visto por qué invertir y cómo diseñar nuestro sistema de inversión, en el siguiente artículo vamos a ver en qué invertir, las alternativas que hay y qué se adapta mejor a nosotros.

Puedes echarle un vistazo ya a estos artículos:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *