Planificación financiera: Consigue tus metas económicas

La planificación financiera es fundamental si quieres tener una buena calidad de vida.

Leyendo este recurso entenderás cómo manejar mejor tu dinero y ahorrar más con menos esfuerzo, haciéndolo de manera organizada.

Además, parte de la planificación financiera (sea planificación financiera personal o familiar) consiste en establecer metas financieras. Aprenderás cómo hacerlo de manera efectiva a continuación.

En que consiste la planificacion financiera

La planificación financiera consiste en tomar control de tu dinero para que el dinero no te controle a ti.

Nos guste o no, el dinero modela nuestra vida: desde dónde vamos de vacaciones hasta la vivienda donde residimos. De ahí que sea fundamental saber administrarlo correctamente para sacarle partido.

¿Y cómo se administra correctamente?

Una vida sin planificación financiera es una vida con estrés (por la incertidumbre de no poder hacer frente a futuros gastos o de no tener pensión de jubilación) y frustración (por no poder hacer todas las cosas que te gustaría por falta de dinero).

De ahí la importancia de tener planificación financiera personal y familiar (según tu situación).

¿Qué consigues cuando empiezas a tomar control de tus finanzas? Entre las ventajas de la planificación financiera, tienes:

  1. Tranquilidad: Dormirás mejor sabiendo que puedes hacer frente a cualquier contratiempo (que se averíe el frigorífico, haya que llevar el coche al mecánico o te quedes desempleado).
  2. Mayor calidad de vida: Cuidar de tu dinero, ahorrar e invertir te va a proporcionar un patrimonio mayor que puede comprar una calidad de vida superior.
  3. Mejores relaciones: Cuántas parejas se rompen por discusiones relacionadas con el dinero… Y cuántos planes con amigos se quedan sin hacer por esto mismo. Con una planificación financiera adecuada, esto no te pasará a ti.

Planificación financiera profesional

Tú mismo puedes hacer tu propia planificación financiera (y te animo a hacerlo), pero no es fácil y tendrás que dedicarle mucho tiempo de aprendizaje.

Además, el mundo de la inversión puede ser confuso, y la diferencia entre un buen fondo de inversión y uno regular o que no esté adaptado a ti es de miles de euros.

Si quieres ahorrarte ese tiempo (y dinero) además de invertir en los mejores productos financieros enfocados a tus circunstancias, puedes contactarme para estudiar tu caso (sea planificación financiera familiar o personal) como asesor financiero profesional.

Planificación financiera: Consigue tus metas económicas
Planificación financiera: Consigue tus metas económicas para tener más calidad de vida

Cómo establecer metas financieras (y conseguirlas de verdad)

Coge papel y boli. También me vale Notion, las notas del móvil o un documento Word. Lo que sea, pero no leas este recurso sin tomar acción: te aseguro que merece la pena.

Vamos a establecer tus metas financieras. Aunque creas que las tienes bien en la cabeza, ponerlas por escrito hace la diferencia.

Este proceso es indispensable para la planificación financiera personal.

Me gusta dividir las metas en corto, medio y largo plazo:

Metas financieras a corto plazo (1 mes):

En estas metas vas a atacar tus hábitos de consumo del día a día. Se trata de identificar gastos que realmente no mejoran tu vida pero nunca te has parado a reflexionar sobre ellos para cambiarlos.

Hazte estas preguntas:

  • ¿Cuánto consigo ahorrar al mes?
  • ¿Podría aumentar esta cantidad sin reducir mi calidad de vida?
  • ¿Qué gastos podría eliminar?

Ejemplos de metas a corto plazo:

  1. Actualmente ahorro unos 150€ al mes, pero puedo mejorarlo. A partir de ahora, ahorraré 250€ al mes y los meteré en una cuenta remunerada.
  2. Me quitaré 3 de las 4 subscripciones que pago ya que realmente no les saco provecho.
  3. Cambiaré el café de la máquina por llevarme un té de casa, que me gusta más.

El beneficio de quitarte cosas que realmente no aportan a tu vida no es sólo económico, también de salud mental. Menos ruido.

Metas financieras a medio plazo (1 año):

En las metas de medio plazo ya podemos disfrutar de los resultados de las metas a corto plazo a la vez que entendemos que con el dinero sólo vale jugar a muy largo plazo para ganar.

¿Qué quiere decir esto? Que toca ponernos objetivos que tengan el potencial de cambiar nuestra situación financiera para siempre.

Un ejemplo de meta financiera a medio plazo sería el establecer tu fondo de emergencia de 3.500€ y empezar a invertir 300€ al mes en fondos indexados (cantidades de ejemplo).

Pasar de no tener fondo de emergencia a tenerlo te da una tranquilidad financiera necesaria para avanzar a metas más ambiciosas.

Y empezar a invertir empieza a descorrelar el dinero que ganas con las horas que dedicas. Son cambios de mentalidad y calidad de vida enormes de los que te beneficiarás toda la vida.

Si eso ya lo tienes hecho y estás en un nivel más avanzado, otras posibles metas a medio plazo pueden ser realizar una formación que te permita acceder a un mejor puesto para ganar más dinero y disfrutar más de tu trabajo. O poner las bases para emprender tu propio negocio.

Metas financieras a largo plazo (10 años):

Aquí ya hablamos de metas que marcarán un antes y un después en tu vida como comprarte una casa o tener la posibilidad de retirarte antes de la edad de jubilación impuesta por el estado.

La incertidumbre sobre tu situación laboral y familiar en 10 años es muy grande, pero no por ello dejar de planificar deja de ser muy beneficioso:

Tenemos que ponernos las zapatillas y empezar a andar hacia la cima de la montaña. Quizás a mitad de camino tenemos que cambiar de ruta, pararnos a descansar media hora o puede que tengamos suerte y descubramos un nuevo camino que nos lleva mucho más rápido a la cima.

Sería absurdo no empezar a andar sólo por no saber cómo será la ruta pasados unos kilómetros, ¿verdad?

Pues esa es la mentalidad que debes tener con tus metas a largo plazo. Te darán una buena dirección en la que caminar y eso tiene un gran valor, aunque por el camino haya que tomar algunos desvíos con los que no contabas.

Bien, tras esto espero que hayas reflexionado y hayas puesto por escrito tus metas a corto, medio y largo plazo.

Cómo hacer un presupuesto familiar

Para cumplir tus metas, especialmente si te cuesta ahorrar, es fundamental hacer un presupuesto familiar o personal.

Por suerte, ya hablé de ello en otra ocasión, es parte de este recurso gratuito que puedes leer ya aquí: Cómo hacer un presupuesto financiero.

¿Por dónde puedes continuar tu formación?

Existe una formación completa sobre educación financiera que te enseñará todo lo que tienes que saber sobre finanzas personales e inversión y te guiará durante todo el proceso por un precio que rentabilizarás al poco tiempo:

Subscribe Form

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio