¿Vale la pena ir a la Universidad?

¿De qué sirve realmente la Universidad? ¿Vale la pena ir a la Universidad? ¿es útil hoy en día? ¿Qué carrera universitaria elegir? Hoy en día existen opiniones muy polarizadas: unos dicen que es imprescindible y otros que no vale de nada. Con este artículo saldrás de dudas.

La Universidad es ineficiente, pero no inútil

La gente suele ir a los extremos, están los que dicen que “La Universidad no sirve para nada” y ponen de ejemplo a genios con negocios millonarios que abandonaron la Universidad o no estudiaron una carrera. Claro sesgo del superviviente. 

También ponen de manifiesto los contenidos desfasados, inútiles y de relleno que hay en las carreras universitarias. O los profesores desmotivados.

En el otro lado tenemos los que defienden que hay que estudiar carrera universitaria sí o sí, aunque no tengas vocación, no te guste, o prefieras un módulo superior o un oficio, por ejemplo.

Muchos padres de la generación boomer son así. Esto sucede por dos causas:

  1. Como tuvieron un acceso más difícil a la Universidad que las nuevas generaciones, ahora que es asequible lo quieren para sus hijos (un motivo muy noble).
  2. Estatus, ven como una deshonra que sus hijos no estudien carrera como sí lo hacen otros familiares o vecinos. Creen que su hijo es el mejor y, por ello, debe estudiar lo mejor (motivo lamentable).

Es cierto que las carreras se podrían diseñar mejor y hay muchos profesores que no adaptan su contenido, no tienen ninguna pasión por enseñar y dedican el mínimo esfuerzo. No todos son así, pero es innegable que lo hay.

Hay una ineficiencia clara ahí, en la que si la carrera dura 4 años se podría reducir a 3 o mantener los 4 impartiendo contenido más acorde con los tiempos. Pero eso no quiere decir que no vale la pena ir a la Universidad.

La mayoría de carreras comprenden más de una profesión, y es por ello que vas a tener que estudiar contenido que no vas a usar. Es prácticamente imposible que utilices todo lo que das en una carrera en un trabajo en específico. Y de ahí vienen muchas quejas.

Te pongo un ejemplo con ingeniería de telecomunicaciones. El primer y segundo año se dan muchas matemáticas, física y circuitos. El segundo y tercer año, más de software y telecomunicaciones. 

Esto te da un abanico muy amplio. Gente que hizo la misma carrera hoy tienen trabajos muy distintos:

  • Hay gente que acaba trabajando de programadores en consultoras, por lo que piensan que los primeros años fueron inútiles y que no vale la pena ir a la Universidad.
  • Otros acaban trabajando en empresas dedicadas al hardware donde utilizan muchas matemáticas, física y circuitos. Por lo que se podrían haber ahorrado bastantes asignaturas de los últimos años.

Es decir, que acabamos utilizando sólo una parte de la carrera, nos acabamos especializando en una rama. 

¿Sería mejor que los que acaban dedicándose a programar redujesen la carga de asignaturas relacionadas con las matemáticas y física? Probablemente. 

Pero lanzo otra pregunta: ¿Cuántas de estas personas sabían que se querían dedicar a esa rama específica antes de estudiar la carrera? Seguro que muy pocos.

En la Universidad puedes descubrir qué te gusta

Durante la carrera descubres qué te gusta y qué no. Te vas orientando. 

Esto también puede pasar por la influencia de algunos profesores o asignaturas para bien o para mal: que una rama te deje de gustar por lo mal que la explica el profesor o que una rama que a priori no parecía interesante, descubras lo apasionante que es.

Es cierto que las carreras podrían ser algo más modulares de lo que son ahora. Es decir, que tuvieses un mayor rango de elección para coger asignaturas a tu gusto, según lo que te interese. Se le puede sacar partido si escoges asignaturas donde vayas a aprender más en lugar de coger las más fáciles de aprobar.

Las carreras exigen un cierto grado de madurez y autonomía que mucha gente no suele tener al entrar y tiene que ir adquiriendo. Para que merezca la pena ir a la Universidad tienes que ser responsable.

Si quieres aprender, tienes que currar extra por tu cuenta, ir un paso más allá más que estudiar qué va a caer en el examen. Y la mayoría va a aprobar con el mínimo esfuerzo.

Esto viene porque creemos que el título es el único objetivo, cuando el objetivo primario debe ser aprender. Y en muchas ocasiones, para aprender tienes que ir por tu cuenta.

Las carreras duras también tienen el efecto criba: en ingeniería de telecomunicaciones por ejemplo muchos abandonan los primeros años porque el nivel de exigencia es muy alto. Así sabes que quien tiene el título de teleco, es una persona currante y con capacidades por lo general, aunque haya excepciones.

Y ahora vamos al tema práctico, ¿Sirve la Universidad para encontrar trabajo? 

¿Sirve la Universidad para encontrar trabajo?

Sí, la empleabilidad de alguien con título universitario es mayor que sin él. Esto es innegable. En muchos trabajos, tanto públicos como privados el título universitario es condición indispensable. Te da más opcionalidad.

Ahora, que la empleabilidad sea mayor no garantiza la empleabilidad. Es decir, no por tener un título universitario vas a tener un trabajo maravilloso. Depende completamente del sector y la especialidad.

Cuántas veces vemos la noticia en la televisión de alguien que dice: “tengo carrera y dos másteres y me he tenido que ir a trabajar a Londres de camarero/a”.

Tu trabajo vale lo que digan que valen los demás, es así. Tú puedes ser el número uno mundial de literatura en flamenco que si a nadie le interesa la literatura en flamenco tu salario es de 0€, nadie te va a pagar por ello. Pero esto no es relativo a la Universidad, sino a esa especialidad en específico.

Para muchos trabajos tampoco es necesario pasar por la Universidad. No es que la Universidad sea indispensable para tener un buen trabajo, ni mucho menos.

Si quieres currar haciendo aviones necesitas física y la manera más fácil de evaluar que tienes los conocimientos para una empresa es que tengas el título de físico en una Universidad. Por supuesto que puedes aprender física por tu cuenta, pero para simplificar los procesos de selección, te pedirán un título expedido por una Universidad.

De igual modo, si quieres currar en posicionamiento web y SEO, un título universitario te valdrá de poco, necesitas conocimientos prácticos que ninguna carrera te va a dar. A nadie le va a importar que tengas la carrera de marketing con un sobresaliente de media porque lo que buscan es experiencia práctica en una especialidad concreta, y no hay título universitario que la otorgue. Si tienes claro que vas a trabajar en algo que no necesita título universitario, no vale la pena ir a la Universidad.

Entonces, ¿merece la pena ir a la Universidad?

Ni la Universidad es imprescindible ni es inútil, vale para lo que vale. Es una herramienta educativa más a nuestra disposición de la que podemos hacer uso y le sacaremos partido si somos responsables y autónomos. Con sus virtudes y sus inconvenientes.

Si tienes claro qué profesiones te gustan, investiga qué formación han adquirido los que ya trabajan en ese sector y les va bien. Por ejemplo, si quieres ser investigador, la formación universitaria es imprescindible. En cambio, si lo que quieres es ser editor de video será mucho mejor que aprendas por tu cuenta o en cursos privados.

En caso de que no tengas ni idea de qué sector te gusta, resuelve esta cuestión primero preguntando a gente sobre sus trabajos, tanto en persona como en foros. Qué habilidades utilizan, si están satisfechos, si hay buena remuneración, etcétera. Los primeros años de las carreras universitarias no te van a dar una buena idea de cómo será trabajar en ese sector. Hay muchos trabajos que no sabes ni que existen.

No obstante, ten en cuenta que la vida cambia y hoy en día está más normalizado reinventarse y cambiar de sector si el tuyo no te gusta. Y esto es gracias a que la formación es más accesible que nunca, tanto la universitaria como no universitaria.

Si finalmente te decides crees que vale la pena ir a la universidad para ti, no te pierdas mi artículo sobre los 10 mejores consejos para la Universidad.



Si te ha gustado el artículo, no puedes perderte la newsletter ✅

Aprender a manejar el dinero es clave para poder tener calidad de vida y libertad para hacer lo que queramos con nuestro tiempo, algo que aprenderás con un email a la semana suscribiéndote aquí:


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.