El poder de las pequeñas decisiones

Mi vida cambió completamente a partir de una pequeña decisión.

Pequeña, pero que ha tenido el poder de revolucionar completamente todo: cuánto gano, dónde vivo, las personas con las que paso mi tiempo, mi carrera laboral….

Todo por una decisión.

Pasa, pasa, que te cuento:

Son siempre las pequeñas decisiones las que tienen el mayor impacto – Mark Cuban

Mediados de 2019. Estaba acabando el máster y tenía claro el siguiente paso: hacer el doctorado. Ya llevaba un tiempo trabajando en investigación a la vez que haciendo el máster y tenía claro que ese era el camino.

Pensé que encontrar un doctorado en mi área sería más fácil. Mis requisitos me parecían razonables: en un país con mayor nivel de vida que España, un buen salario y un tema que me gustase (y supiese).

Luego resulta que es bastante complicado encontrar un doctorado:
Cuando me gustaba el tema, pagaban muy poco. Cuando me gustaba el salario, el tema no me gustaba.

Al final hablamos de temas muy específicos y no hay muchos buenos grupos de investigación que se dedicasen a ello.

Buscando en varias páginas di con una oferta perfecta: buen sueldo, país que me gusta, tema ideal y un grupo de investigación de renombre.

¡Era perfecta, por fin!

Menuda cara de sorpresa se me quedó cuando vi que la oferta había caducado hace unos meses.

La decepción fue mayúscula y lancé bastantes improperios al aire. Vamos, que me cagué en todo lo cagable.
Yo soy un poquitín cuadriculado y si veo que la oferta ha expirado, ha expirado y punto, a otra cosa.

No voy a molestar yo a nadie preguntando por algo que dice claramente que no está disponible.

El caso es que ese día me levanté menos cuadriculado de lo normal y unas horas después de la decepción y el cabreo de ver que el doctorado perfecto había caducado por no ponerme a buscar unos meses atrás, se me ocurrió escribirles de todas formas.

Hay decisiones en la vida que son totalmente asimétricas. Los beneficios potenciales son enormes y el coste de llevarlo a cabo es bajísimo. Si eres capaz de detectarlas, tienes mucho ganado.

Esta pequeña decisión era claramente asimétrica una vez me paré a pensar:

Beneficio potencial:
Acceder al doctorado de mis sueños (en caso de superar las entrevistas)

Coste:
Un email. Quizás quedar de maleducado porque la oferta estaba expirada.

Visto así, la decisión está clara, ¿no?

Me contestaron diciendo que ampliaron el presupuesto para algunos doctorados más y me dieron fecha para la primera entrevista. Tras un arduo proceso conseguí el trabajo del que disfruto actualmente.

Todo por una pequeña decisión.

Una pequeña decisión que estuve apunto de no tomar por pensar:
“Bah, si dice claramente que la oferta está expirada, para que me voy a molestar”

Me fascina la influencia que ha tenido ese pequeño cambio de chip y pensar “venga, voy a intentarlo. Total, ¿qué tengo que perder?” en mi vida.

  • Ha marcado los ingresos que tengo cada mes.
  • Ha marcado con quien me junto cada día.
  • Ha marcado mis relaciones.
  • Ha marcado mi exposición a nuevas culturas e idiomas que tanto me enriquecen.
  • Ha marcado mi vida laboral.
  • Hasta ha marcado que esté escribiendo ahora estas líneas y que empezase con mi proyecto de Una Vida Ideal.

No sé qué me deparará el futuro, lo que tengo claro es que mi vida en el universo paralelo donde no tomé esa pequeña decisión de enviar ese email es completamente diferente. Y el futuro nada tiene que ver entre la una y la otra.

No subestimes nunca las pequeñas decisiones. Aprende a identificar las decisiones asimétricas, que suelen pasar inadvertidas a los ojos de los que no las buscan.

La vida es de los valientes. De los que cambian el “bah, para qué lo voy a intentar” por el “¿y si sale bien?”


Procesando…
¡Lo lograste! Ya estás en la lista.

2 comentarios en “El poder de las pequeñas decisiones”

  1. Hola Jesús,

    Acabas de ganarte un suscriptor, a mi me paso algo muy parecido en una entrevista de trabajo, por pedir feedback me ofrecieron otro puesto similar que no estaba ni ofertado!!

    Un saludo,

    Pedro

    1. Buenas Pedro,
      ¡Genial! Qué pequeño coste este de pedir feedback en tu caso o el de mandar un email en el mío y qué gran potencial de resultados.
      Un saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *