Empatía a través de la NBA: La inteligencia interpersonal en las grandes estrellas

A veces nuestros problemas nos parecen tan grandes que nos olvidamos de los demás, algo vital en nuestras relaciones personales. Es decir, se produce una falta de empatía.

Para mi, todo cambió cuando leí a un famoso jugador profesional de baloncesto hablar sobre sus problemas mentales, me marcó y desde entonces lo tengo muy presente. Estoy seguro de que también te puede ayudar mucho a comprender mejor a los demás.

¿Qué es la empatía?

Todos sabemos más o menos qué es la empatía, que se podría definir como la intención de comprender al prójimo, sus preocupaciones y sentimientos intentando ponernos en su lugar.

La empatía según Coleman es la actitud que tiene una persona para reconocer las emociones en los demás, es decir, es la capacidad de comprender los sentimientos de los otros y poder leer sus mensajes no verbales.

Yo creía que era empático aunque no me paraba mucho a pensar y profundizar sobre ello, hasta que leer a uno de mis jugadores favoritos me cambió por completo.

Cómo leer a un jugador de baloncesto NBA cambió mi manera de ver a los demás

Siempre que he considerado que la empatía es fundamental, puesto que nos ayuda a desarrollar unas relaciones más profundas y duraderas, a conectar realmente con los demás.

Los momentos que más unido me he sentido a un amigo han sido cuando él ha empatizado conmigo y me ha hecho ver que entendía mis preocupaciones y viceversa. Apuesto que a ti te ha pasado algo parecido.

Para mi, la empatía hace que se rompa la barrera de las relaciones superficiales y se conviertan en algo mucho más profundo. Y a todos nos gusta tener amistades más auténticas, que nos comprendan y ser comprendidos.

Nunca me había parado a reflexionar sobre la empatía de una manera reflexiva y profunda hasta que leí un artículo de un jugador de la NBA me cambió mi percepción por completo.

El artículo que cambió mi percepción

Yo soy un gran aficionado a la NBA, la sigo desde hace muchos años y siempre me ha fascinado el gran espectáculo que ofrece y los atletas que en ella compiten.

Estos jugadores están sometidos a una carga muy grande, pues juegan partidos prácticamente día sí día no y al ser en Estados Unidos, se pasan viajando mucho tiempo de su vida.

Ves lo que hacen en la cancha y a mi me parecen superhombres. Que, acostumbrados a que les vean tantísima gente y recibir tantísima presión, mentalmente están por encima de todo.

Pero nada más lejos, son personas normales como tú o como yo, y también sufren de problemas mentales.

Con problemas mentales no me refiero a que alguien esté loco, sino que sufren de depresión, ansiedad y ataques de pánico, como humanos que son.

Uno de mis jugadores favoritos, Kevin Love, mediante un artículo publicado por él mismo explicó que tuvo un grave ataque de pánico en mitad de un partido, el mundo se le venía encima. Nunca esperas eso de un deportista de élite, acostumbrado a que le vean millones de personas.

Junto al artículo, dejó una frase que me impactó y la llevo grabada a fuego: «Everbody is going through something we can not see» cuya traducción al español sería: «Todo el mundo está pasando por algo que no podemos ver».

«Todo el mundo está pasando por algo que no podemos ver»

Kevin Love

Y es que estoy seguro que alguna vez te ha pasado que te has enterado de que una persona, que a simple vista parecía tener una vida tranquila y sin muchas preocupaciones estaba pasando por una situación grave.

No se me olvidará jamás cuando, jugando un partido de pádel, la novia de mi amigo estaba leyendo sentada mientras jugábamos, al final del partido cuando nos saludamos me contó que estaba leyendo un libro sobre recetas adecuadas para personas con cáncer y me contó su historia con dicha enfermedad.

Me quedé mudo. Una chica encantadora, sobre la cual puedes pensar que no tiene más preocupación que sus estudios y su vida cotidiana. Resulta que estaba pasando por esa maldita enfermedad.

Estas experiencias me enseñaron que no tenemos ni la más mínima idea sobre lo que pueden estar pasando los demás, tanto a nivel mental como de situaciones económicas, enfermedades, problemas con familiares, etcétera.

Por eso siempre hay que tener en mente que los demás pueden estar atravesando una situación dura, y, en el caso de que se abran y te cuenten algo que les sucede, tratar de empatizar y ponerse en su lugar.

Para ello es muy importante la inteligencia interpersonal, desarrollarla nos permitirá poder ser más empáticos y tener mejores relaciones con los demás. Al fin y al cabo, la calidad de las relaciones que tenemos determina gran parte de nuestra felicidad.

Qué es la inteligencia interpersonal y cómo puede ayudarte

La inteligencia interpersonal se basa en las relaciones que tenemos con los demás, nuestra capacidad para la empatía, habilidades de comunicación o interpretar las situaciones sociales y resolverlas favorablemente.

Cada persona tiene sus propias características, tanto motivaciones personales, emociones y una manera de ser. Debemos intentar comprender su situación para adaptar nuestras palabras y la manera en que nos relacionamos con esa persona.

Tenemos que tratar de fomentar estas cualidades mediante el uso de la empatía, escuchando y preocupándonos, relacionándonos con distintos tipos de personas.

De esta manera tendrás relaciones más saludables y profundas, además de mejorar en habilidades importantes como el trabajo en equipo.



Si te ha gustado el artículo, no puedes perderte la newsletter ✅

Aprender a manejar el dinero es clave para poder tener calidad de vida y libertad para hacer lo que queramos con nuestro tiempo, algo que aprenderás con un email a la semana suscribiéndote aquí:


¿Y tú? ¿Has tenido alguna experiencia similar como la que tuve con la chica del libro? ¿Le das a la empatía la importancia que tiene? Déjamelo en los comentarios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.