Por qué manejar las deudas puede suponer un cambio radical en tu vida

Por qué manejar las deudas puede suponer un cambio radical en tu vida

Cuando escuchamos hablar de deudas, lo solemos asociar con algo negativo, y en la mayoría de casos es un problema grave que hay que solucionar, pero en otros puede resultarnos beneficioso.
Te cuento como diferenciar deuda buena de deuda mala y el mejor sistema para ponerle fin a la deuda mala, ¡Adios intereses altos!

Deudas, deudas, deudas…

Lo escuchamos constantemente y es algo con lo que convivimos, deudas para el consumo como pueden ser tarjetas de crédito, deudas más grandes como pueden ser la hipoteca, para adqurir un coche ya es raro quien no lo financia y adquiere una deuda con el concesionario.

En nuestra vida probablemente nos toque contraer alguna que otra deuda y por eso es importante tener bien definido lo que es una deuda y, sobre todo, distinguir a qué tipo de deuda le vamos a sacar más provecho y cual, por otra parte, nos va a esclavizar y se va a convertir en un problema.

Por ello, antes de hablar de conceptos como el tipo de interés vamos a definir y ejemplificar dos conceptos muy importantes que diferenciarlos te será muy útil a lo largo de tu vida: La deuda buena y la deuda mala.

Qué es la deuda mala

La deuda mala son los préstamos que tomamos para comprar pasivos, es decir, productos o servicios que no nos van a proporcionar más dinero. 

Ejemplos de deuda mala podrían ser financiar un viaje, un televisor nuevo o un móvil a la última.

Este tipo de deuda financia productos que ahora mismo no nos podemos permitir, que se compran por capricho. En lugar de ahorrar hasta tener el dinero suficiente para adquirirlos al contado, se contrae una deuda para obtenerlo lo antes posible.

Esta actitud de quererlo todo cuanto antes es muy peligrosa, ya que te puedes acostumbrar a este estilo de vida lo cual genera un efecto de bola de nieve donde las deudas se pueden descontrolar y estar esclavizado durante muchos años.

Un escenario que tiene que hacer que se te salten las alarmas es cuando el tiempo de la deuda supera al tiempo de vida del producto, por ejemplo financiar un teléfono móvil dos años y cambiarlo cada año y medio, o financiar un viaje de una semana durante 10 meses. 

Este tipo de deuda hay que evitarla a toda costa.

La carrera de la rata

La carrera de la rata es un concepto que hizo famoso Robert Kiyosaki en su libro padre rico, padre pobre, se define como un círculo vicioso donde tus gastos crecen al nivel de tus ganancias.

El origen del nombre es que ejemplifica una rata dentro de la rueda donde por más rápido que corra (Paralelismo con hacer más dinero) no va a salir de ahí.

Si tenemos más ganancias bien por un cambio de trabajo, ascenso, herencia o similar no debemos aumentar los gastos en proporción, pues entonces vamos a estar en la misma situación pero con un par de caprichos más que no nos van a hacer mucho más felices.

Seguirás teniendo que ir a trabajar y tu libertad económica seguirá igual de lejos. Aquí el “No es más rico quién más tiene sino quien menos necesita” se aplica a la perfección 😉 

En relación a la deuda mala, la carrera de la rata también se puede ver como:

Consumimos en exceso -> Nos endeudamos para pagarlo -> Trabajamos para pagar las deudas -> Consumimos en exceso -> [Repetir]

Por ello si te encuentras sumergido en deuda mala, es importante parar cuanto antes, solventar las deudas y eliminar estos hábitos, de lo contrario tus finanzas personales estarán en muy mala posición durante mucho tiempo.

Cómo eliminar la deuda mala de manera eficaz y para siempre

Las deudas tienen diferentes tipos de interés, y diferente funcionamiento, así que lo primero que debes de hacer es clasificar tus deudas en función de estos.

Por ejemplo, las tarjetas de crédito suelen tener un interés muy alto, superior al 10% a lo que se suma el sistema revolving o de interés compuesto. 

Este sistema es muy tóxico para el consumidor ya que te cobran el interés de manera mensual y se acaban generando deudas muy grandes debido a demoras en los pagos. 

Es una deuda que tenemos que liquidar cuanto antes, debe de ser nuestra prioridad.

Consejo número 1: Liquida las deudas que crecen más rápido antes. 

Puedes ordenarlas por tipo de interés, liquidando primero las que lo tengan más elevado. Como he mencionado antes, si la deuda es de tipo revolving, dale prioridad para acabar con ella cuanto antes.

Consejo número 2: Si te sacrificas al principio, vas a ganar mucho tiempo. 

Cuanto más tiempo te tires con deudas más vas a pagar, por ello, es importante ponerse en modo austero cuanto antes ya que ganarás tiempo cuanto antes lo hagas. 

Lleva un control de tus gastos superfluos, quítate suscripciones como netflix, evita ir al cine o a restaurantes. Recuerda que el sacrificio es durante un tiempo limitado.

Consejo número 3: Intenta renegociar la deuda.

Intenta conseguir un tipo de interés más bajo, si eres un buen pagador seguro que no quieren perderte como cliente.

Consejo número 4: Genera ingresos extra

En la etapa de eliminar deudas unos ingresos extra pueden ser muy beneficiosos por el dinero de comisiones que nos va a ahorrar en un futuro. 

Al igual que en el consejo número 2, no pierdas la motivación, recuerda que es un sacrificio puntual y que hacerlo cuanto antes te va a librar de pagar mucho dinero después.

Qué es la deuda buena

La deuda buena te permite aumentar tus ingresos estables a lo largo del tiempo. Una vez pagas la deuda tienes unos ingresos extra por lo que la operación tiene un saldo positivo.

Es interesante calcular en cuánto tiempo vas a recuperar lo adeudado con los ingresos extra que has conseguido debido a la misma. 

Aunque este cálculo en muchas ocasiones es difícil de estimar, conviene siempre que se pueda intentar hacerlo para darte cuenta de la rentabilidad de la operación.

Siempre hay inversiones más seguras que otras, es importante asegurarte un plan B en caso de que la realidad no cumpla tus expectativas y no endeudarte por encima de tus posibilidades. 

Siempre tienes que estar preparado para el caso peor. 

Cuando hablamos de adquirir una deuda para una inversión, hablamos de diferentes ejemplos:

  • Unas motos en caso de que quieras empezar a contratar a gente para repartir a domicilio en tu restaurante.
  • Un portátil que te permita trabajar en tu proyecto online.
  • Un máster que te permita dar un salto en tu trabajo y cobrar más.
  • Una hipoteca asumible para adquirir tu propia vivienda.

Como ves, no todo son inversiones tradicionales, también se puede invertir en formación si eso realmente va a hacer que des un salto de calidad.

Es importante no engañarse y utilizar este argumento como excusa. Es decir, como quieres trabajar en tu proyecto online, financias el mejor portátil del mercado cuando el que tienes, aunque vaya un poco lento, funciona perfectamente y podrías trabajar con él.

Realmente tiene que ser un salto cualitativo y que merezca la pena, nos podremos equivocar pero tenemos que dejar a un lado nuestros caprichos y ver si es de verdad una operación rentable o no.

También es un factor muy a tener en cuenta el que los cambios sean permanentes, por ejemplo, si estudias un máster útil (No todos lo son) es algo que vas a tener toda la vida para rentabilizarlo en caso de que la temática no caduque. 

Conclusión

Hay que saber distinguir entre deuda buena y deuda mala, ya que eso supone una gran diferencia: En una vas a acabar haciendo más dinero y la otra supone un tremendo lastre para tus finanzas personales.

Quitarse la deuda mala es costoso pero cuanto antes se haga, menos esfuerzo habrá que hacer. Trabaja duro para acabar con ella y aprende de tus errores para no volver a caer en ellos.


¿Y tú? ¿Tienes alguna deuda mala que tengas que controlar? ¿Conocías el concepto de deuda buena y lo utilizas para hacer crecer tus ganancias? Cuéntanoslo en los comentarios.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Cerrar menú