¿Sientes que no aprovechas tu tiempo libre? Descubre cómo hacerlo

¿Sientes que no aprovechas tu tiempo libre? Descubre cómo hacerlo

¿Al final de la semana tienes la sensación de que no has hecho nada que realmente te guste? Esa sensación le pasa a mucha gente.

Para solucionarla solo hace falta un buen ejercicio práctico y algo de organización, te muestro de manera sencilla cómo hacerlo.

¡Seguro que descubres algo nuevo que te hace ilusión hacer y no te lo habías planteado!

Te propongo que hagas un ejercicio conmigo relacionado con tu tiempo libre o de ocio. La premisa del ejercicio va a ser básica pero muy potente si te lo tomas en serio.

Ante todo, procura ser sincero contigo mismo, dejar fluir la imaginación y no ponerte límites. Ya habrá tiempo de tener en cuenta las limitaciones más adelante.

Coge papel y lápiz o abre el bloc de notas, cualquier sitio vale donde puedas escribir.

Ahora te pongo en situación: Imagínate que te queda un año de vida. No hay cura, no hay nada que puedas hacer al respecto, en 365 días se acabó todo.

Ahora haz una lista con las cosas que quieres hacer en este tiempo. Haz la lista tan larga como sea necesaria, cuantas más cosas mejor, no pienses en tu situación actual sino en la situación hipotética de que solo te queda un año.

Te dejo un rato para hacerla, no vayas a poner cuatro cosas e irte al final del artículo, eh 😉 Tómate tu tiempo porque merece la pena.

Yo también voy a hacer el ejercicio, así mi lista puede servir de ejemplo para explicar después.

Tras escribir la lista

Si te has parado a pensar detenidamente quizás has descubierto algo que no sabías que era tan importante para ti, y es que el secreto del ejercicio es que estas preguntas tan vitales no nos las hacemos en un día normal.

Nuestros días pasan y hacemos las tareas cotidianas: Nos levantamos, desayunamos, vamos al trabajo, volvemos a casa, pasamos unas horas con algún hobbie por la tarde, cenamos y otro día más.

Los fines de semana con suerte salimos más con nuestros amigos o pareja, pero tampoco nada especial.

Es normal que en un día cotidiano no nos preguntemos por cuestiones tan vitales, por eso de vez en cuando me parece muy necesario hacer este tipo de ejercicios de introspección.

¿Qué has escrito?

Yo voy a predicar con el ejemplo y os voy a contar las cosas que he puesto. Algunas me las guardo para mi por ser planes muy concretos con alguna que otra persona que si lo contase me iría por las ramas.

Seguro que si le diera más vueltas sacaría más cosas pero esta ha sido mi lista hecha en diez-quince minutos:

  • Ver un partido de la NBA en directo: Siempre me ha gustado y tiene que ser un espectáculo que disfrutaría mucho.
  • Estar más tiempo con la familia: Esto creo que lo habremos puesto la mayoría, ¿No?
  • Conocer las obras de los principales autores filosóficos: La filosofía siempre me ha encantado, pero nunca he indagado más que la superficie.
  • Hacer el pino: Una tontería, pero me haría ilusión. Nunca lo he intentado pero necesitaría algo de práctica y entreno.
  • Echar más partidos de fútbol y baloncesto: Siempre me divierto mucho, me lo paso como un crío y el tiempo se me va volando.
  • Me compraría unos botines jordan: Siempre me han gustado este tipo de zapatillas y aunque tengo de otras marcas, probablemente caerían unas air jordan.
  • Iría a ver a amigos que tengo repartidos por distintas ciudades.
  • Aprendería a hacer snowboard.
  • Recorrería Corea, China y Vietnam en busca de la mejor comida callejera.
  • Intentaría asistir al concierto de año nuevo en Viena.

Analizando la lista

Esta lista no está premeditada, sino que en cuanto he tenido la idea de la lista la he escrito para que sea verdaderamente real, sin añadir o quitar cosas a posteriori para que quedase mejor.

Ser sincero es la clave para que el ejercicio funcione y si ni yo mismo no me creyese que me va a ayudar, ni me molestaría en perder mi tiempo con un artículo que no funciona.

Ahora ya estamos de nuevo en nuestra situación actual y dejamos atrás el ejercicio del año de vida pero nos quedamos con la lista, ¿Qué excusas tenemos para no realizar dichos objetivos/actividades?

Por supuesto que tendremos diferentes objetivos en nuestras listas, quizás a ti te gustaría viajar a japón, aprender a tocar la guitarra o hacerte un tatuaje.

Lo bueno que todos tienen características comunes y se pueden categorizar de la misma forma.

Coste económico

Analizando lo que he escrito, veo que aproximadamente solo dos requieren de un desembolso económico por encima de los mil euros: Ver un partido de NBA en directo y el viaje por asia.

Otros como el concierto de año nuevo en Viena o aprender a hacer snowboard también requieren de cientos de euros pero planificando con cierta antelación y mirando bien los sitios es un coste asumible.

Otros apenas tienen un coste de decenas de euros o directamente son gratis (No se dice que las mejores cosas de la vida son gratis por casualidad 😛 ).

El dinero nos puede limitar en ciertas actividades de tiempo libre, pero seguro que hay otros mucho más asequibles.

Puedo hacer muchas actividades sin apenas coste e ir ahorrando para las que requieran de un desembolso mayor.

Coste de tiempo

Viendo la lista, los viajes (NBA, Asia, concierto en Viena y visitar a amigos en otras ciudades) sería lo que me llevaría más tiempo y planificación, e incluso lo de visitar amigos se puede hacer en un fin de semana así que no es excusa.

Realmente no tengo una limitación de tiempo para todo lo demás:

  • Puedo estar más tiempo con la familia cada día, con los que no pueda mantener el contacto directo puedo llamarles más, que con las videollamadas no hay excusas que valgan.
  • Puedo leer media hora cada día libros de autores filosóficos desde el ordenador o el móvil.
  • Puedo entrenar o practicar para hacer el pino en cualquier rato libre que tenga después del trabajo.
  • Puedo echar más partidos de fútbol o baloncesto los fines de semana y organizarlos yo mismo en lugar de esperar a que los organice otra persona.
  • En un par de clicks puedo comprar lo que sea online y tenerlo a los pocos días en mi casa.
  • En invierno puedo ir los fines de semana a las pistas de esquí a practicar snowboard.

Muchas actividades las puedo hacer en el día a día o prácticamente cada semana sin mucho esfuerzo aprovechando el tiempo libre al máximo.

Las que requieran más planificación lo que haré será aprovechar los días de vacaciones y de fiesta para tener algunas semanas libres por completo y, organizándolo con tiempo es perfectamente factible.

Priorizamos experiencias, no cosas materiales

Si echo un vistazo a mi lista solo hay una cosa que sea material, las zapatillas, y realmente se que me harían ilusión los primeros días pero que luego probablemente me pondría otras más cómodas para el día a día.

Cuando estés en tu lecho de muerte, no te vas a acordar de aquel cochazo que te compraste, de aquel traje hecho a medida o de tu colección de relojes de lujo.

Te acordarás de todas las experiencias que has vivido en tu tiempo libre y también de las que no viviste pero te hubiese gustado.

Y tampoco hace falta que estés en el lecho de muerte, dime, ¿Qué recuerdos tienes de hace, por ejemplo, tres años?

Yo tengo una memoria pésima, pero parándome a pensar lo que recuerdo son personas y experiencias vividas junto a esas personas. Seguro que a ti también te pasará algo parecido.

Divide y vencerás

Hay cosas en la lista que tanto económicamente como por cuestión de tiempo consideres que es muy dificil que salgan adelante.

A veces basta con dividir.

Por ejemplo, en mi lista tengo el viaje para probar comida callejera por asia. En lugar de estar un mes viajando por China, Corea y Vietnam, podría viajar dos semanas por cada país al año

Las ventajas son claras: Dos semanas se pueden cuadrar perfectamente en mis vacaciones y no supondría un coste económico tan elevado al hacer un país por año.

Encima creo que la experiencia global sería mucho mejor, estaría más ilusionado y profundizaría más en cada viaje.

Si tienes un objetivo complejo a nivel económico y/o temporal, piensa en cómo podrías dividirlo para aprovechar al máximo tu tiempo libre.

Conclusión

Este artículo saca a la luz cosas que quieres hacer pero que puede que ni incluso te habías planteado.

No hay excusas que valgan, siempre hay cosas que desees hacer que no requieran ni mucho tiempo ni mucho dinero.

En lugar de perder el tiempo en redes sociales o en el sofá tras llegar de la oficina, organizate para hacer esas actividades que siempre has querido hacer y nunca has encontrado la oportunidad pensando que ya llegará el momento perfecto.

Porque el momento perfecto nunca va a llegar.

Tienes que crear tú el momento, tienes que ponerte en serio. Al final la recompensa te aseguro que merecerá la pena.


¿Y tú? ¿Qué cosas has puesto en la lista? ¿Cual es la próxima actividad que quieres hacer en tu tiempo libre? ¡Déjamelo en los comentarios! 🙂

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Cerrar menú